noticia

Maquillaje: trucos para conseguir un rostro perfecto

Para sacar el máximo partido a nuestra imagen, sólo necesitamos saber algunos trucos que utilizan los grandes maquilladores para ayudarnos a disimular aquellos pequeños defectos que tanto nos preocupan cada vez que nos ponemos frente al espejo. no pierdas ni un sólo detalle.

 

Corregir aquellas pequeñas «imperfecciones» de nuestro rostro, que tanto nos dan la lata cuando nos miramos en el espejo, no son ningún problema si tenemos en cuenta que podemos disimularlas a través de dos sencillas fórmulas. Por un lado, están las correcciones del rostro a través de un peinado favorecedor, o bien a través del maquillaje. Piensa que la simple aplicación del colorete puede resaltar nuestra belleza o por el contrario apagarla. Un buen ejemplo de error puede ser que podemos estar dando forma alargada a nuestro rostro, que  también lo es.

 

Si nos fijamos en las grandes estrellas de Hollywood debemos saber que muchas de ellas no son tan bellas como aparecen sobre la alfombra roja, sino que previo estudio de sus facciones conocen  los secretos de un buen maquillaje de corrección para saber cuál es el tipo de maquillaje que más les favorece y muestra todo su esplendor. 

 

Son los grandes maquilladores profesionales quienes conocen todos los trucos para perfeccionar nuestra imagen, pero también nosotras podemos aplicar en casa muchos de ellos. La forma del rostro que más se acerca a la perfección de trazos es la ovalada. Teniendo en cuenta esto, a lo largo del reportaje te mostraremos cómo corregir los diferentes rostros cuadrado, alargado y redondo; y a la vez potenciar toda la belleza del ovalado. 

 

Técnicas

Existen múltiples formas de corregir los defectos y rostros desiguales que sólo conocen los profesionales del maquillaje, pero hay otras mucho más sencillas que ofrecen muy buenos resultados. Siempre ten en cuenta estos dos conceptos básicos: al utilizar un color oscuro, lo que hacemos es hundir o disimular la zona; y cuando aplicamos una tonalidad clara y nacarada, la resaltamos e iluminamos.

 

Oscurecer. Partiendo de la base de que vamos a disimular o hundir ciertas zonas de nuestro rostro, el producto adecuado a utilizar es un colorete en tono neutro marrón o tierra, y una brocha pequeña y de pelo sintético, que ofrece mejor resultado al ser más duro. Después, difuminamos con una brocha de polvo suelto y pelo natural con el fin de sombrear la zona para disimularla.

 

Aclarar. Para resaltar aquella zona que deseamos de nuestro rostro, utilizaremos una sombra nacarada o mate, que bien puede ser en crema o polvo. Un consejo si tienes muchas líneas de expresión es evitar las sombras nacaradas o texturas en crema, ya que resaltarán más las arrugas. Su aplicación se hace con la yema de los dedos o con un pincel ancho y plano de pelo natural para los productos en polvo, y para las texturas en crema, de pelo sintético.

 

Tipo de rostro

La forma del rostro es una de las claves para elegir el maquillaje que mejor nos sienta. Teniendo en cuenta cuáles son los tipos que hay, te damos algunas claves para que saques el máximo partido a tu imagen.

 

Alargado. La clave es aplicar la base de maquillaje por todo el rostro en el tono más parecido al de nuestra piel. Sobre la parte superior de la frente y en la barbilla, aplicamos un tono más oscuro y después difuminamos bien ambos tonos. Para dar un toque de rubor, aplicamos el colorete de forma muy horizontal desde el centro del pómulo hasta las sienes, difuminando bien.

 

Redondo. El rostro redondo es el que más correcciones necesita para crear volúmenes y formas. En este caso, aplicamos sobre el rostro un fondo de maquillaje del mismo tono de nuestra piel. La corrección más oscura la aplicaremos desde la parte posterior de la patilla en forma diagonal y descendente hasta la comisura de la boca. La correción clara iluminará la parte superior del pómulo y el mentón para dar profundidad y volumen. A continuación, deberemos oscurecer y difuminar la zona de la mandíbula y la sien para estilizar el rostro y alargarlo lo máximo posible.  

 

Cuadrado. Los rostros cuadrados tienen iguales proporciones en la zona de la frente y la mandíbula. Para conseguir una sensación más ovalada, debemos corregir el mentón, y esto lo haremos con un color oscuro en las zonas externas de los laterales. En cuanto al colorete, le aplicaremos desde la sien hasta el centro de la cara, difuminando de forma muy suave.

 

Ovalado. Las mujeres con rostros ovalados son casi unas privilegiadas, ya que esta forma suele ser la más armoniosa. Pero para resaltar nuestra belleza es importante aplicar el mismo tono de maquillaje por toda la cara, extendiéndolo y difuminándolo muy bien hacia el cuello. Siempre deberemos prestar atención a que no se muestren cortes de textura o cambios de color. Para la aplicación del rubor hay que hacerlo de una manera en concreto. Primero, corregiremos con un tono oscuro justo debajo del pómulo con movimientos alargados desde el interior hacia el exterior y en las sienes. Segundo, aplicaremos el tono más claro en la zona de encima del pómulo, en dirección hacia la sien.

 

Maquillaje Permanente

También llamado como micropigmentación, actualmente es una técnica muy utilizada, tanto para mejorar y embellecer el rostro, como para corregir defectos. Las zonas donde se puede aplicar son en pestañas, cejas, labios, cicatrices y manchas blancas. El maquillaje permanente se basa en la implantación de unos pigmentos especiales a nivel de la capa de la piel, en la que el paciente no sufre dolor y con todas las garantías de higiene para evitar infecciones y efectos secundarios. Por ello, siempre se recomienda acudir a un centro especializado.

 

Con una sencilla técnica, que introduce los pigmentos necesarios gracias a una aguja especial muy fina, el resultado final es una especie de tatuaje que ayudará a dibujar mejor nuestras cejas, los labios, los ojos... La duración de este tratamiento es temporal, ya que los pigmentos son reabsorbidos por nuestra piel y el color irá gradualmente desapareciendo. Generalmente, suele tener un efecto de dos años, y a partir de ahí, se hace necesario realizar nuevas sesiones. 

 

Las ventajas del maquillaje permanente son muchas. Siempre podremos ir maquilladas y con el mejor aspecto; podremos corregir las pequeñas imperfecciones, como asimetrías en cejas, labios...; embelleceremos y aumentaremos el contorno de los labios, añadiéndoles grosor y sensualidad; corregiremos la falta de vello o posibles calvicies en nuestras cejas, aportándoles la forma deseada permanentemente; destacaremos y realzaremos la mirada, realizando una línea en el párpado inferior, y añadiremos espesor a las pestañas pobres; y si lo que tenemos son manchas blancas, podremos disimularlas añadiendo más color a la zona que lo necesita. Existe una parte de la micropigmentación dedicada a mejorar problemas de cicatrices por accidentes o de nacimiento; dibujar aureolas mamarias, en caso de masectomías y demás problemas en casos de cirugías.

 

Antes de someternos a un tratamiento de micropigmentación, deberemos consultar con nuestro dermatólogo para que nos indique si somos candidatas a realizar este tipo de tratamiento, dependiendo del tipo de piel que tengamos, y nos aconseje sobre un centro de estética profesional adecuado y con garantías en el que realizarlo. Por otro lado, es importante tener en cuenta factores como pecas, verrugas, lunares, lesiones cutáneas, embarazo, problemas de hepatitis, diabetes, tratamientos con anticoagulantes o quimioterapia, solares, entre otras.  

Volver


noticia
noticia
noticia

noticia

noticia

noticia