noticia

Ritos matrimoniales del mundo

De todos los ritos matrimoniales, el más conocido debido a la larga duración que ha seguido generación tras generación es la celebración nupcial musulmana, en la que durante tres días se realizan variadas actividades. Se decora el cuerpo con todo tipo de adornos, como las bodas malasias, que evitan los malos espíritus durante su matrimonio pintándose las manos con alheña. Sus fiestas en honor de los novios se asemejan a un cuento de «Las Mil y una Noches», donde la novia recibe multitud de obsequios.

 

Los musulmanes

En países como Egipto y Marruecos también existe la costumbre del día de «El- Henna» o pintado de pies y manos. En la ceremonia nupcial hombres y mujeres están separados en diferentes ambientes, mientras que lo único que parece haber cambiado  durante los últimos tiempos es que muchas mujeres ya no tienen que desposarse con un hombre que no conocen.

 

Demostrado está entonces que las cuestiones del amor permiten mil ocurrencias alrededor de la tierra y así se practiquen ritos para la buena suerte o para procurar un matrimonio feliz, sólo un «sí» valdrá más que mil palabras y no importa en el idioma que se pronuncie.

 

Bodas hindúes

Los ritos hindúes están repletos de simbología y su matrimonio se fundamenta en tres objetivos, por un lado la pareja, que es lograr descendencia, el kama, el placer sexual y el dramha, acompañamiento en los deberes religiosos.

 

En estas celebraciones, las novias necesitan deshacerse de los malos espíritus antes de la boda, para ello se purifican untándose el cuerpo con una pasta de cúrcuma, un bactericida natural.

 

Tres días necesitan las novias para que sus hermanas, tías y primas les pinten manos y pies con intrincados ornamentos de henna, que simbolizan amor, prosperidad, felicidad, fertilidad y protección de los malos espíritus. Normalmente, no saben casi nada acerca del hombre al que desposaría porque en muchas familias los padres acuerdan las bodas. Dulces, huevos y dinero son parte del tema matrimonial en la India y simbolizan respectivamente una vida dulce, fertilidad y prosperidad. Realizados los votos, el padre del novio o el hermano arroja pétalos de flores sobre la pareja. Existe una creencia sobre lo positivo de pasar un coco por encima de la cabeza de los novios tres veces y en forma circular. El hombre suele usar un turbante sobre la cabeza y, tradicionalmente, las novias visten «saris» en color rojo o rosa, adornándose extravagantemente con tantas joyas como les sea posible.

 

Los cristianos

La tradición occidental de lanzar  arroz sobre los recién casados proviene de Asia, lugar en el que es considerado símbolo de fertilidad y se arroja a los contrayentes como deseo de una vida común con muchos hijos. Durante muchos años, el arroz ha estado presente en gran parte de las bodas españolas, aunque actualmente existen otras opciones como son los pétalos de rosa.

 

Otra posibilidad más llamativa es arrojar flores sobre los recién casados. Lo ideal aquí son las margaritas, flores pequeñas y vistosas, aunque las hojas secas también pueden servir para dar un toque de color al momento. Espectacular es una lluvia de confeti sobre la pareja, de diferentes formas y colores, e incluso utilizando un cañón de serpentinas. El confeti representa, como dicta su origen italiano, un augurio de dulces deseos y buena fortuna. Lanzar  pipas de girasol tiene, al igual que el arroz, un significado simbólico de fertilidad y fecundidad para la nueva pareja.

 

Otra de las tradiciones es recibir a los novios con pompas de jabón a la salida de la ceremonia, ya sea por la iglesia o por lo civil, es una forma muy bonita, pero cuidado con los resbalones y con las manchas que el jabón puede dejar en los trajes y vestidos. No todas las novias se visten de blanco; las hay que ni conocen al novio hasta que llega el momento de dar el «sí quiero». El día más soñado por la mujer tiene diversos colores en el globo terráqueo, se desarrolla según tradiciones variopintas, y está condicionado por la práctica de antiguas supersticiones en medio de rituales mágicos, religiosos y festivos.

 

En Centroamérica las mariposas simbolizan la libertad, la unión y la bienaventura, por lo está de moda soltarlas a la salida de la iglesia. Para quien le guste este significado otra opción para no utilizar mariposas de verdad, es recortar papeles de colores metalizados con esta pequeña forma.

 

Según leyendas tradicionales, el sonido de las campanillas a la salida de los novios ahuyenta las malas vibraciones del exterior. Pero si lo que se quiere es lograr un máximo romanticismo a la salida de la iglesia, y después de que la pareja se haya dado el «sí quiero», pueden soltarse dos palomas blancas para representar la nueva unión de paz.

 

Dependiendo de cada país y cada religión nos podemos encontrar con tradiciones y celebraciones diferentes que, generación tras generación, se han ido conservando, lo que representa para los novios un momento lleno de emoción y significado. Una de las costumbres más curiosas es el rito judío, en el que es tradición romper las copas que se beben de vino tras la bendición. Este acto ha tenido diversas interpretaciones a lo largo de los años, como el recuerdo de la destrucción del templo del Rey Salomón, terminar con el mal de ojo, finalizar una vida pasada para afrontar la nueva vida de la pareja o la advertencia de que el amor es como el cristal, frágil y se puede romper en cualquier momento.

 

Bodas ortodoxas

En las celebraciones ortodoxas el momento más simbólico es el que da lugar a la coronación. Coronar a los novios representa que van ha ser los reyes absolutos de sus vidas. Después de la coronación, los novios dan tres vueltas alrededor de una mesa en la que se encuentra un evangelio, una copa y una vela, representan la Trinidad y la eternidad.

 

Bodas en Japón

Cada vez son más las japonesas que prefieren lucir un glamoroso traje de novia al estilo de Occidente. Sin embargo, aún existe la costumbre de vestir el tradicional kimono blanco con un tocado sobre la cabeza con muchos ornamentos para atraer la buena suerte a la pareja.

 

Antiguamente, la novia se pintaba de blanco puro desde la cabeza hasta los pies para declarar su estado de virginidad ante sus dioses. El novio en cambio, viste un kimono de color negro. Aquí, uno de los rituales centrales es el de tomar nueve copas de sake después de que se ha producido la unión matrimonial.Los regalos más destacados son un ventilador, que representa la felicidad, a través de que el aire se expande hasta el final; y otro de ellos es un hilo de lino que representa los lazos fuertes que les van a unir o un pelo cano para augurar un larga vida juntos. Otro de los más  curiosos es un calamar deshidratado que debe mascarse durante mucho rato para extraer el máximo sabor, igual que hay que actuar en una relación.

 

 

Bodas en China

Rojo es el color que gira en torno a una boda china porque significa amor, alegría y prosperidad. Por ello, rojos son también muchos otros detalles nupciales como el vestido de la futura esposa, las tarjetas de invitación, las cajas de regalo o los sobres con dinero, así como los decorados, tanto en casa  del uno como del otro.

 

La familia del novio lleva regalos a la casa de la prometida en canastas y cajas de color rojo. Una de ellas puede contener «uang susu» o «milk money», es decir, dinero para comprar alimentos. La familia de la novia actúa de forma recíproca y tres días antes del gran acontecimiento ofrece regalos envueltos en el mismo color a la familia del novio.

Volver


noticia
noticia
noticia

noticia

noticia

noticia